martes, 20 de octubre de 2015

LAS LÁGRIMAS DE SAN PEDRO


Imagen.- Las Lágrimas de San Pedro.
Autor.- Francisco de Gómara
Fecha.- 1.909
Técnica.- Talla de Madera Policromada.
Lugar de Culto.- Iglesia de San Francisco de la ciudad de Astorga (León - España)

      La noche de Jueves Santo, del primer Jueves Santo, se vivieron en aquella ciudad de Jerusalén momentos amargos para todos aquellos que rodeaban a Jesús de Nazareth. Uno de aquellos hombres, Pedro, vivió un momento duro, por tres veces negó conocer a su Maestro, pero dice el Evangelio, que una mirada de este lo desarmo, hasta el punto de llorar. A lo largo de la historia, muchos autores han querido plasmar en sus obras este momento de la Pasión de Cristo, el Amigo, se da cuenta de lo que ha hecho y arrepentido llora.

        A comienzos del siglo XX, la ciudad de Astorga quiere dar un nuevo impulso a sus semana santa, se crean en ese periodo nuevas cofradías de penitnecia, y se reorganizan otras, que habían pasado o estaban pasando un dificil momento, el caso de la Cofradía de la Vera Cruz, en el Año 1.909 la Hermandad de la Vera Cruz comienza a organizar una nueva procesión en esta ciudad castellana: la de los Pasos que se celebrara en la Tarde del Jueves Santo, por lo que se deciden adquirir nuevos pasos, para ello acuden a distintos imagineros: en Barcelona a Francisco P. Gomara y al valenciano José Romero. Una idea tiene clara aquella junta y es dotar la procesión de ese día con una imagen que hasta entonces no existía y que sí exisite en otras semanas santas castellanoleonesas. Las Lágrimas o el Arrepentimiento de San Pedro. Para completar, como ya hemos dicho, el relato evangélico, con escenas y los personajes que participaron en la Pasión del Señor.

       La imagen de San Pedro es de madera policromada, realizado en 1.909 por Francisco P de Gómara y que saldría el Jueves Santo de aquel año o el de 1.910 por primera vez a las calles de Astorga, acompañando a los pasos de la Oración del Huerto, la Cruz Verde, y el Prendimiento, estuvo desfilando este día, hasta el año 1.963, cuando la Procesión de los Pasos desaparece de la semana santa. Incorporandose el paso a la Procesión del Santo Entierro en la noche del Viernes Santo.

         San Pedro aparece genuflexionado, con la rodilla izquierda apoyada en la tierra, mientras que el píe derecho pisa el suelo y dobla la rodilla de esta pierna. Las manos cruzadas, unidas en el pecho, transmitiendo un gran dolor, en una de las manos, las llaves que le fueron entregadas por Jesús, junto al lago de Galilea y que nos recuerdan la primacía de este apóstol, sobre el resto de sus compañeros. La cabeza alzada al cielo, donde se pierde una mirada, llena de arrepentimiento, llena de dolor, la boca entreabierta, como alzando al cielo una petición, transmitiendo el dolor que el autor ha querido que la persona que se parada ante ella sintiera en esa Noche de Pedro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario