sábado, 25 de abril de 2015

SAN JOSÉ. IGLESIA DEL MONASTERIO DE SANTA CLARA LA REAL DE MURCIA.


Imagen.- San José y el Niño.
Autor.- Francisco Salzillo.
Fecha.- Entre 1.732 y 1.735
Lugar.- Retablo de la Tercera Capilla del Evangelio del Real Monasterio de Santa Clara de Murcia.

      Sin duda la devoción a San José, tiene un gran impulso con Santa Teresa de Jesús en el siglo XVI, ella misma, en su libro de La Vida, nos habla de este culto, haciendo al padre de Jesús causante de la curación de una grave enfermedad que llevará a Teresa a las puertas de la muerte al inicio de su vida monacal en el Convento de la Encarnación de Avila. Los Conventos descalzos teresianos introducen una nueva forma de ver a San José, no sólo fisicamente, sino también en su forma concepcional, dejamos al San José que tiene al Niño Jesús en los brazos, para presentarnos un San José de pie, que camina junto al Niño Jesús. Esta nueva concepción teresiana la encontramos en casi todas las iglesias conventuales descalzos de Teresa.

         Nos encontramos ante una talla de madera, menor del natural, que siguiendo el modelo carmelita desscalzo nos presenta a San José de pie, caminando, mientras tiene con su mano derecha sujeto al Niño Jesús que camina a su lado. San José en su mano izquierda llevaría una vara o bastón, desgraciadamente desaparecido. San José, no es un hombrea anciano, sino todo lo contrario es un hombre maduro, casi joven, Con el cabello y la barba morena, El murciano deja en la figura la huella que veremos posteriormente en todas sus obras. Tanto en la túnica del Padre, como en la del Niño, vemos la apertura que nos permite ver una túnica o prenda interior blanca, que se repetria en innumerables esculturas de Salzillo. También vemos el poderoso trabajo de Salzillo con los dorados, tanto en la túnica de San José, como en la del Niño y en el manto del Padre. La dulzura queda reflejada en los rostros del Carpintero y de su Hijo. Las miradas se hacen compenetradoras. El Niño mira al Padre y este mira al Niño, mientras con confianza camina Jesús guiado por su padre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario