sábado, 18 de abril de 2015

EL MARTIRIO DEL APÓSTOL SANTIAGO


Imagen.- Martirio de Santiago Apostol
Autor.- Francisco de Zurbaran.
Fecha.- Hacía 1.640
Técnica.- Oleo Sobre tela.
Lugar donde se encuentra.- Museo del Prado de Madrid.

      Santiago fue uno de los tres discípulos que más cerca estuvo de Jesús, junto a Pedro y a Juan fue testigo de algunos de los momentos más importantes de la vida de su Maestro: Transfiguración, milagros, y la noche de la Pasión, en el Huerto de los Olivos, fue uno de los elegidos por Jesús para ser testigo de la Agonia de Jesús en el Huerto de los Olivos. Santiago es el primer apóstol, tras Pentecostes, en dar testimonio con su vida de Jesús, fue en Jerusalén, durante la primera persecución dictada por el Rey Herodes contra los seguidores del Nazareno, tal y como queda reflejado en el Libro de los Hechos de los Apóstoles. Hasta aquí los datos que tenemos de Santiago recogidos en el Nuevo Testamento. La leyenda situa al Apostol en España, siendo él el primer predicador del Evangelio en esta tierra. 

       En el año 1.636, Francisco de Zurbaran va a recibir el encargo de realizar una serie de lienzos para un nuevo retablo de la Iglesia de Nuestra Señora de la Granada de la localidad de Llerena (Badajoz) que pertenecía a la Orden de Santiago. En el siglo XIX este retablo fue sustiuido por otro, ya que el nuevo gusto artístico hacía que él realizado por Zurbaran fuera considerado poco hermoso para el gusto de la época. En este siglo lo encontramos en el Museo español de Luis Felipe de Orleans de Paris, de donde paso a una colección particular, en 1.988 fue adquirido por el Museo del Prado de Madrid. 

        Nos encontramos ante una obra de plenitud de Zurbaran. Narra el momento en el que el Apostol es martirizado, inspirado, según algunos estudiosos del arte en estampas de Anton Wieric y Durero. El autor muestra en su obra llena de dramatismo, sino que más bien, prefiere crear una obra meditativa y serena, que logra gracias una composición lateral. En él, vemos, en primer plano, al Apóstol Santiago, arrodillado, mientras un sayón, coge su pelo, y en su mano derecha, elevada al cielo, amenzante, sujeta la espada con la que Santiago va a ser martirizado. Como espectadores aparece el Rey Herodes y su sequito.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario